30/6/12

¿Menottismo o Bilardismo? ¿Cuál es la fórmula del éxito?


   A uno le gusta el fútbol lírico y trata de incorporar el juego en equipo para lograr sus objetivos. El otro prefiere conseguir resultados favorables sin importar de qué manera los busca. César Luis Menotti y Carlos Salvador Bilardo, marcaron un cambio drástico en la manera en que se pone en práctica el fútbol en la Argentina. Pero ambos lograron el anhelo de todo director técnico, consagrarse campeón mundial con la selección nacional argentina, el primero en el año 1978, en Argentina, y el  segundo  en el 1986, en México.
   ¿El deseo de ganar se contrapone con el de “jugar bien”? No. Los equipos pueden “jugar lindo” y salir campeones, pero también pueden jugar con más ganas de alcanzar la victoria que las de imponer un juego colectivo y ofensivo, y lograr torneos. ¿Qué es “jugar bien”? Hay distintos puntos de vista con respecto a ese término. Para Horacio Pagani, periodista, este término se refiere a un juego de “elegancia y precisión. Ese que permite aplaudir jugadas casi tanto como goles”. Según Roberto Saporiti, ex ayudante de campo de Menotti, esa frase remite no solamente a tener buena técnica con la pelota, sino también movilidad y organización. Además, el rosarino señaló que esa expresión alude a “un futbol que da espectáculo, ofensivo, limpio y alegre”. Pero para Bilardo, esa expresión significa una concepción de juego, un estilo marcado. El “jugar bien”, para el licenciado en medicina, puede ser tanto tener una predisposición defensiva y desarrollarla, como utilizar una estrategia ofensiva y desenvolverla de manera excelente. El secretario de Selecciones Nacionales de la AFA, contó: “Si un equipo juega bien, gana. Pero hay muchas maneras de jugar bien”.
   "El flaco”, pregona la idea de que el ataque es lo fundamental en el fútbol y por eso, en el programa de televisión Frases Hechas, destacó: “Cuando un equipo ataca ocasionalmente pierde la pelota los jugadores deben cubrir todos los espacios libres y quedar por detrás de la línea imaginaria de la pelota”, que da a entender que él parte de que sus equipos tengan la posesión del balón. En cambio, Bilardo observa el fútbol desde que el rival tiene la posesión. En un informe de Estudio Fútbol, un programa de TyCSports, él explica que lo primero que se debe hacer es defender de modo inteligente, que puede ser con diferentes tácticas, y después atacar, de este modo le resta importancia a la faceta ofensiva de este deporte.
   Lo más destacable de estos dos astros del fútbol, es la función de directores técnicos en las que se desempeñaron. Y dentro de ese cargo, los dos mundiales fueron de lo más destacable que lograron. Pero también se relacionaron al fútbol desde otro lugar. Ambos fueron parte de la función de manager deportivo que empieza a insertarse en la Argentina y que en Europa casi todos los clubes la tienen implementada. El ex jugador de Santos, de Brasil, ocupo ese nuevo cargo en Independiente durante un año desde julio del 2009 hasta septiembre del 2010. Período en el que el club no obtuvo ningún título oficial, no consiguió ningún estilo de juego y tampoco logró la continuidad de Daniel Garnero, técnico del equipo hasta mayo del 2010. Bilardo tampoco logró consagrarse campeón, como manager deportivo, de la selección argentina de fútbol. Aunque hoy continúa en el cargo que ocupa desde octubre del 2008, no tomó buenas decisiones, ya que a Diego Armando Maradona, que fue director técnico en el último mundial, no se le renovó el contrato y que Sergio Batista dejó el cargo tras ser el seleccionador de la última Copa América.
   En fin, Menotti y Bilardo marcaron dos vertientes ideológicas en el fútbol argentino. Siempre fueron alagados y criticados. Idolatrados y odiados. Pero ambos fueron efectivos como entrenadores y lograron imponer estilos que nunca, jamás, se olvidaran. ¿Dónde reside el éxito? No hay una única respuesta. Menotti piensa que “la base es el entrenamiento”, tener un buen técnico y jugadores. Hay diferentes maneras de conseguirlo, pero, sin dudas, ellos dos lo hicieron.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada